martes, 4 de octubre de 2016

Tras golpear Cuba, se pronostica huracán atraviese Bahamas, y luego a Estados Unidos


El huracán Matthew embistió la punta sudoccidental de Haití, arrancando techos en esa área pobre y principalmente rural, tumbando árboles y dejando ríos crecidos y abarrotados de escombros.

La tormenta lanzaba vientos de 233 kilómetros por hora (145 millas por hora) y fue en un momento la más potente en la región en casi una década. Arrojó torrenciales aguaceros a medida que viraba hacia Cuba y las Bahamas. Se vaticina que hará impacto en Florida a fines de la semana y que seguirá por la costa oriental de Estados Unidos.
La tormenta de categoría 4 llegó a eso de la madrugada en el país más pobre del hemisferio occidental, haciendo impacto en una zona de Haití donde muchos habitantes pobres viven en endebles casuchas de madera.
Los daños parecen ser amplios, pero debido a las malas redes de comunicación, las carreteras bloqueadas y los puentes derribados, no se podía saber de inmediato la magnitud del desastre. Tampoco se conoce a ciencia cierta la cifra de muertes.
La Agencia de Protección Civil de Haití indicó que muchas viviendas quedaron dañadas o destruidas, y mucha gente tuvo que caminar en medio del agua para recuperar sus pertenencias o buscar terreno más alto.
“Es el peor huracán que he visto en mi vida”, dijo Fidele Nicolas, un funcionario de protección civil en Nippes, un poco al este de donde Matthew tocó tierra. “Destrozó escuelas, caminos, otras estructuras”.
Un pescador se ahogó en Haití cuando Matthew se aproximaba, informaron las autoridades.
Se considera que la tormenta causó al menos tres fallecimientos, incluida una persona cuya casa fue aplastada por un árbol en Port Salut y un hombre de 26 años que se ahogó mientras trataba de salvar a un niño que había caído a un río crecido, señalaron las autoridades. El niño fue rescatado.
La tormenta dejó aislada a la península que se extiende al sur de Haití. Muchas calles estaban inundadas u obstruidas por deslaves y árboles caídos. La radio local reportó que el agua llegaba hasta el cuello en algunas partes de la ciudad de Les Cayes.
Milriste Nelson, un campesino de 65 años de edad del pueblo de Leogane, dijo que sus vecinos huyeron cuando el viento arrancó el techo de metal corrugado de su vivienda. En su propio patio humilde quedaron desparramadas las frutas de las que él depende para ganarse la vida.
“Los árboles de bananos, los mangos, todo arruinado”, comentó Nelson. “Este país va a caer aún más en la miseria”.
Las autoridades haitianas habían tratado de evacuar a los residentes de zonas vulnerables antes de la llegada de la tormenta, pero muchos fueron renuentes a abandonar sus escasas propiedades. Algunos buscaron albergues sólo al último minuto, abriéndose paso entre calles repletas de escombros bajo una pertinaz lluvia.
“Mucha gente está ahora pidiendo ayuda, pero ya es muy tarde, no hay forma de evacuarlos”, dijo Fonie Pierre, directora de los Servicios de Ayuda Católica de la zona de Les Cayes, quien estaba en su despacho refugiada junto con otras 20 personas.
Se pronosticaban entre 381 y 635 milímetros (15-25 pulgadas) de lluvia, incluso 1010 centímetros (40 pulgadas) en lugares aislados, junto con olas de hasta tres metros (10 pies), dijo el meteorólogo Dennis Feltgen, del Centro Nacional de Huracanes en Miami.
“Están recibiendo todo lo que un gran huracán puede arrojarles”, dijo Feltgen.
En Cuba, el gobierno declaró el alerta por huracanes en seis provincias orientales y se retiraron las luces de los postes en las calles en Santiago para evitar su caída.
El huracán Matthew tocó tierra en el extremo este de Cuba el martes después de que haber golpeado fuertemente a Haití y República Dominicana, donde dejó varias víctimas fatales y causó grandes daños.
La llegada de Matthew a Cuba como huracán de categoría 4 la confirmó el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos en su boletín de las 2100 GMT,
El ojo entró a 105 km de Guantánamo con ráfagas de viento de hasta 220 km/h.
El huracán Matthew causó la muerte de al menos 4 personas en República Dominicana y provocó daños en al menos 200 viviendas, dijeron este martes funcionarios después de que la tormenta sacudiera la isla que el país comparte con Haití.
Los funcionarios dominicanos se vieron obligados a evacuar a casi 800 personas. Las fuertes lluvias y vientos dejaron asiladas 31 localidades, informó el Centro de Operaciones de Emergencia local.
En Haití, el huracán tocó tierra cerca de Les Anglais, en el extremo oriental del país, hacia las siete de la mañana hora local (11 GMT). 

Tras golpear a Cuba, se pronostica que el huracán atraviese las Bahamas con una trayectoria noroccidental, pasando cerca de la costa este de Florida, en Estados Unidos, más tarde en la semana.
Florida y partes de Carolina del Norte han declarado estados de emergencia.
"Impactos directos de huracán son posibles en Florida tarde esta semana", dice una advertencia del NOAA en su sito internet.
El huracánMatthew es el más poderoso de la región desde Félix, en 2007.
El Centro Nacional de Huracanes también advirtió sobre la formación de una nueva tormenta tropical "Nicole" que se encuentra a 840 km al noroeste de San Juan Puerto Rico.
Cuenta con vientos máximos sostenidos de 85 km/h con ráfagas más fuertes.

No hay comentarios:

Adbox