jueves, 1 de junio de 2017

Expediente acusatorio fue señalado por testigos brasileños


El grupo de funcionarios y legisladores sobornados por la constructora Odebrecht, y su participación como imputados fue señalado por los testigos brasileños Ernesto Sá Viera Baiardi y Marco Antonio Vasconcelos Cruz, explica el Ministerio Público.

Marcos Antonio Vasconcelos establece en sus declaraciones que el senador Tommy Alberto Galán fue el encargado de influir en el Senado de la República para que sin contratiempo se aprobara el préstamo.

El expediente acusatorio contra los 14 imputados del escándalo de los sobornos de Odebrecht expone cómo el empresario Ángel Rondón estaba conectado con la empresa brasileña y de igual modo el accionar y maniobras que, gracias a esos sobornos, eran de uso para agilizar procesos en el Congreso Nacional que garantizaran, no solo la adjudicación de obras, sino cómo los encartados en el expedientes materializaban estos propósitos para los fines.

Explica por ejemplo que la constructora Norberto Odebrecht, sin cumplir con los requerimientos de la ley, aseguró su participación en la construcción de la Hidroeléctrica Palomino. Refiere que según la declaración de Ernesto Sá Viera Baiardi, Rondón Rijo recibió un tres por ciento del valor de la obra por haber captado la oportunidad del negocio que se logró en razón de la relación próxima que tenía con Radhamés Segura.

Según el expediente instrumentado por el ministerio público, en la gestión de Segura se realizaron tres adendas, la primera por un monto de 15 millones de dólares, del 21 de noviembre del 2005; siete meses después de la firma del contrato, el 26 de noviembre del 2006, se firma la segunda adenda sin modificar el monto del contrato y una tercera por un monto de 20 millones de dólares del 17 de octubre del 2007.

Los montos y las adendas fueron aprobados en la gestión de Andrés Bautista y Alfredo Pacheco, como presidentes del Senado y de la Cámara de Diputados, respectivamente, de quienes explica iniciaron en el 2003, con el proyecto hidroeléctrico Pinalito, relaciones estrechas con el imputado Ángel Rondón, facilitando la continuidad de la red de sobornos para la ejecución de la hidroeléctrica Palomino. “Estos legisladores fueron los encargados de asegurar la aprobación de los préstamos. Esto lo establece el testigo Marcos Vasconcelos Cruz en las declaraciones dadas en Brasil”.

Según el expediente, los préstamos para la ejecución de la obra eran firmados por el imputado Juan Temístocles Montás, quien se desempeñaba como secretario técnico de la Presidencia, recibiendo sumas de dinero por parte de Rondón Rijo, para asegurar la tramitación y el financimiento de los préstamos de forma ágil.

“La participación del imputado Juan Temístoles Montás fue señalada por los testigos brasileños Ernesto Sá Viera Baiardi y Marco Antonio Vasconcelos Cruz”, explica el ministerio público, dentro del grupo de los funcionarios y legisladores sobornados por la constructora Odebrecht.

En fecha 28 de abril de 2008 se modifica el monto del contrato mediante una adenda de cierre ascendiendo entonces a trescientos sesenta y cuatro millones trescientos setenta y un mil quinientos un dólares.

El costo final de Palomino fue de  quinientos noventa y cuatro millones ochocientos un mil quinientos cuarenta y ocho dólares con sesenta y un centavos. Según la información, la participación de Ángel Rondón no solo se circunscribió a la realización de diligencias para el pago de sobornos a los legisladores y funcionarios para la obtención del proyecto y aprobación rápida de proyecto, sino que, además, consorció el proyecto con Odebrecht con quienes firmó un contrato el 6 de junio del 2006.

Sobre Víctor Díaz Rúa dice que procedió a firmar el contrato para la construcción del acueducto de Samaná, el 8 de octubre del 2005, por un monto de ciento quince millones noventa y ocho mil seiscientos sesenta y uno con noventa y cinco centavos de dólares. El 3 de enero se firma su primera adenda, con la finalidad de ejecutar servicios adicionales y adecuar el monto del proyecto, aumentando la suma de cuarenta y nueve millones quinientos noventa y nueve mil seiscientos cuarenta y dos dólares al costo original, monto que excedía el 25% establecido en la ley, elevando el monto total a ciento sesenta y cuatro millones setecientos noventa y nueve mil seiscientos cuarenta y dos dólares.

El dos de abril de 2009 se realiza la segunda adenda al contrato firmado para el acueducto de Samaná, esta vez con la finalidad de incluir, sin previa licitación, la construcción de otro acueducto en la provincia Hermanas Mirabal. Esta adenda se realiza bajo el fundamento de que este acueducto era una obra complementaria, sin embargo, la obra constituía un proyecto totalmente independiente al proyecto original y resultaba ser distinta a  la obra contratada originalmente.

La aprobación de los préstamos en el Congreso fue gestionada por Ángel Rondón a través de Andrés Bautista y Alfredo Pacheco, quienes guardaban vínculos cercanos con él, recibiendo sobornos por parte de este. Este vínculo es corroborado por el testigo Ernesto Sá Viera Biardi, quien dice haber contactado directamnete a Bautista y a Pacheco.

Continúa la exposición al decir que para gestionar la firma de los contratos de préstamos también se pagaron sobornos al ministro de Economía, Planificación y Desarrollo, Temístocles Montás, con quien Ángel Rondón mantenía relaciones cercanas. Según el testigo en Brasil, Sá Viera, Temístocles Montás era uno de los funcionarios que tenía contactos con Ángel Rondón, además este testigo establece que sostuvo encuentros con el funcionario, al fin de estar al tanto de las gestiones realizadas por éste.

Rondón contactó para la aprobación  en el Senado de los contratos de préstamos a Tommy Alberto Galán, quien fungía como presidente de la Comisión de Finanzas del Senado.  “El testigo Marcos Antonio Vasconcelos establece en sus declaraciones que el imputado Tommy Alberto Galán fue el encargado de influir en el Senado para que sin contratiempo aprobara el préstamo y podía influir en los demás miembros de la comisión”.

 Habla también de las donaciones que realizaba en favor de la campaña del senador Tommy Galán, en los periodos 2008, 2012 y 2016.

Narra también que en el Ministerio de Hacienda la actuación de Rondón para la aprobación del financiamiento del referido acueducto de Samaná se dio por medio del secretario técnico de la Presidencia, Temístocles Montás.

De igual modo indica que las actuaciones del secretario técnico de la Presidencia en favor de la constructora Odebrecht pudo haber ocurrido en contrapartida de las diversas donaciones de Rondón a las campañas de Temístocles Montás, que fue precandidato a la Presidencia en los años 2008, 2012 y 2016.

Está información fue corroborada por el ministro de Industria y Comercio Temístocles Montás, quien al decir del Ministerio Público en su interrogatorio del 22 de mayo de 2017 se estableció que Rondón le dio apoyo económico entregando dinero en efectivo para su precampaña.

De igual manera se habló de las implicaciones en la Autopista del Coral, proyecto que había sido contratado por la constructora Hormigones Moya, con quien el Estado dominicano había firmado dos contratos el 12 de agosto del 2004, uno para el tramo Romana-Higüey  y el otro para el tramo Higüey-Verón.

No hay comentarios:

Adbox