lunes, 24 de julio de 2017

De embajador para El Salvador, Fernando Pérez Memén, a partir del 6 de agosto

“Hay que dejar huellas por donde se pasa”, asegura el embajador Fernando Pérez Memén, quien dejó su marca plasmada cuando ejerció sus funciones en México, logrando un fortalecimiento de las relaciones entre ambas naciones.

Teniendo ahora que dirigir las relaciones diplomáticas con El Salvador, el también profesor e historiador se plantea como principal meta lograr vuelos directos para acercar aún más los lazos con esa nación.

Con una carpeta llena de proyectos, el diplomático asumirá la embajada dominicana en El Salvador a partir del próximo 6 de agosto.
Entre sus prioridades demás de lograr los vuelos directos está la de promover productos criollos como el tabaco, cacao, café y ron.

Un fortalecimiento comercial, es lo que busca, y para ello espera poder instaurar una Cámara de Comercio DomÍnico-Salvadoreña. Dará seguimiento a la labor de su antecesor embajador José del Castillo, y los proyectos iniciados, como es el caso de promover en esa nación centroamericana las chacabanas criollas. Amén de los acuerdos educativos, culturales, comerciales y de diplomacia urbana que contempla implementar.

Como embajador en México logró intercambios comerciales de importancia desde que asumió el cargo en el 2009. Entre sus méritos está haber logrado que después de más 15 años sin vuelos directos México y República Dominicana se conectaran a través de Aero México.

A ello suma dos misiones empresariales que trajo al país para aumentar las inversiones en turismo, manufactura y comunicaciones digitales. “Fueron exitosas, lograron aumentar las inversiones mexicanas aquí en unos US$800 millones”, dice al narrar sus experiencias como embajador que lo llevó a dictar múltiples conferencias, organizar ferias y encuentros culturales, entre otros.

No hay comentarios:

Adbox