jueves, 21 de diciembre de 2017

Del muro de Viena Luna de facebook

Así como cuando alrededor de tu familia y de ti hay un plan malvado, pero tú no lo sabes: empieza con desaparecer a tu perro y dos semanas después, 4 tipo armados entran a tu residencia y en un cerrar de ojos tienen una pistola sobada arriba de la cabeza de tu esposo... tu madre pide auxilio y con total frialdad un tipo que no llega a 22 años te dice “que si no la callas le va a pegar un tiro”. No son ni las 10:00 de la noche, pero en un abrir y cerrar de ojos, tu vivienda - esa que compraste con ilusión y que tanto adoras - se convierte en el escenario más oscuro de toda tu vida. Empiezan las amenazas, el desorden de buscar entre tus cosas como si tienen el derecho de hacerlo y además tirarlo al piso... e incluso, inicia un sarcasmo que hasta te parece irrisorio: “Discúlpame, pero debo llevarme este abanico que lo necesito”, “te voy a dar un consejo: pon cámaras que tu casa es muy linda”, “¿hay algo de cena?”, “¿hay jugo?”... “perdóname por hacerte pasar por este momento”... mientras tienen a tu marido tirado al piso...

Crees que es una pesadilla, pero recuerdas que estás en toalla y que en ese momento eres físicamente un blanco más fácil... entonces ahora no solo debes lidiar con la situación, sino que debes hacer un doble esfuerzo de supervivencia y con la misma frialdad de quienes te apuntan con pistola y cuchillos largos, debes decirte: “Te van a violar, pero vas a dejar que lo hagan porque es más fácil superar eso que la muerte de uno de tu familia”... y ahí empieza el juego mental de vamos a hablar con estos 4 tipos desalmados por el bien de los tuyos y de ti... empiezas a darlo todo, empiezas a ofrecer lo que no te han pedido buscando “ganarte la confianza” de un tipo que por primera vez en tu vida te ha generado un deseo enorme de convertirte en su asesina, empiezas a suplicar que acabas de tener una bebé a la que no quieres dejar huérfana y a decirles “no se preocupen, yo entiendo que su vida no es fácil y por eso hacen esto”...

Se lo llevan todo... casi un millón de pesos entre aparatos, joyas, ropa, dispositivos electrónicos y efectivo. Pero eso es lo que no vale, lo insignificante... no obstante, se llevan lo más valioso: tu paz, tranquilidad, el amor por tu casa que para ti es perfecta, bonita. Se llevan la estabilidad de tus nervios, se llevan el recuerdo de una noche que antes de esto podías catalogar como “normal” y ahora, luego de conocer la maldad, la valoras como “genial”. Se llevan y traen, porque ahora traen lágrimas cuando tu mente en son de volver a la realidad te lo recuerda, traen inseguridad, traen una sensación de “ellos van a volver por lo que no pudieron llevarse”, traen nervios y traen unas ganas inmensas de irte de tu casa y hasta del país.

Pero en medio de todo, agradezco haber podido comprar todas esas cosas de gran valor para gente tan vacía; agradezco tener mucho efectivo en ese momento... porque todo me sirvió para comprar un pasaje de estancia en esta vida para mi familia. Tal vez, si no encuentran nada, hoy esa noche hubiera sido más amarga. Agradezco lo sucedido si es la forma de que el grande me quita para darme mejores cosas aunque no sean materiales. Agradezco porque en medio de todo hemos tenido un apoyo inmenso de los cercanos. Agradezco que hoy no debo tratar un trauma de violación porque no lo hicieron. En resumen, agradezco porque nos dejaron vivos y eso, eso sí que es importante.

Agradezco que mi esposo y yo nos preparamos, estudiamos...para que cuando lo hemos perdido casi todo, podamos decidir tener un nuevo comienzo, sin tener que arruinar vidas. Ellos no pueden decir lo mismo. Y andan por ahí creyendo eso, que tienen el poder de arruinar a otros; sin saber que quienes están más arruinados - aunque consigan dinero y cosas materiales- son ellos mismos.

No hay comentarios:

Adbox